22 de septiembre de 2014

CAUSAS DE LA INFERTILIDAD

La fertilidad es la capacidad de los seres humanos de reproducirse y continuar la especie. La infertilidad o esterilidad es la insuficiente capacidad natural para producir un embarazo o llegar a dar luz a un nuevo ser. La infertilidad o esterilidad completa son muy poco frecuentes. En la mayoría de los casos se trata de problemas que gracias a la ayuda médica y los avances de la ciencia tienen solución.
Las causas de infertilidad en las mujeres son muy diversas, entre ellas pueden encontrarse enfermedades o trastornos como la endometriosis o la obstrucción en las trompas de Falopio.
En otros casos, los problemas para concebir se cree que no derivan de ninguna enfermedad concreta sino de la edad o de hábitos de vida nocivos para la salud como ser fumadora.
El retraso del momento de la concepción se considera un factor que aumenta los problemas de infertilidad. A partir de los 35 años la tasa de mujeres afectadas por este problema se incrementa de forma considerable.
Por otra parte, con la edad también aumentan de forma considerable los riesgos que pueden surgir durante el embarazo que pueden provocar un aborto o causar alguna anomalía en el feto.
Tanto la anovulación que es la ausencia de ovulación como las irregularidades en la menstruación pueden ser causa de esterilidad en muchas mujeres.Los trastornos en la ovulación pueden estar producidos por el padecimiento de una anemia prolongada o por alguna otra enfermedad. Así, por ejemplo, las mujeres con ovarios poliquísticos, es decir, que tienen quistes en los ovarios.
La obstrucción de las trompas de Falopio es una de las causas más frecuentes de infertilidad y puede producirse por diferentes motivos como infecciones pélvicas, por ejemplo. Suele detectarse a través de la realización de una histerosalpingografía. No genera síntomas, pero suele causar embarazos ectópicos que son aquellos en que el óvulo fecundado no puede entrar en el útero y se queda en su exterior.
Pueden ser los trastornos en el endometrio. Recibe el nombre de endometrio el tejido que reside en el interior del útero, concretamente en las paredes de este. Uno de los trastornos más frecuentes que sufre este tejido es la endometriosis.
La endometriosis es una enfermedad que consiste en que el tejido endométrico o del útero crece fuera de él en los ovarios o en las trompas de Falopio, causando diversos trastornos como la obstrucción de éstas.
Las anomalías o trastornos relacionados con el útero son los más frecuentes como causas de infertilidad en las mujeres. La detección de estos problemas se realiza a través de pruebas como ecografías, entre otras. Entre los problemas que pueden surgir están las anomalías en la forma, la presencia de miomas (tumores benignos) o cualquier otro trastorno que pueda impedir el correcto desarrollo del feto en el interior del útero.
Entre las causas de las enfermedades y trastornos que disminuyen la capacidad de procrear en hombres y en mujeres, están los desajustes hormonales, el estrés y el consumo de tabaco, alcohol y otras sustancias nocivas.
Aunque infertilidad y esterilidad se utilicen como sinónimos para designar la no capacidad de tener hijos, en el uso estrictamente médico existen diferencias entre ambos términos.
La esterilidad es la incapacidad de una pareja de lograr un embarazo después de mantener relaciones sexuales sin protección anticonceptiva al menos durante un año. La infertilidad se refiere a la incapacidad de llevar a su término un embarazo después del mismo periodo de tiempo.

18 de septiembre de 2014

CÓMO SEDUCIR A UN HOMBRE

-Sedúcele con tu forma de mirar.
-La afirmación de que el sexo esta en el cerebro es mas cierta de lo que tú te crees.
-Ser consciente de que eres una mujer seductora te da una sensación electrizante de estar viva.
-Una conversación amena es un plus para atraer al sexo opuesto.
-Procura ser cariñosa y recuerda no recurrir cerebralmente a la manipulación.
-Usa el poder de tu imaginación y la visualización para transmitirle tu pasión erótica por él.
-Anímate a tocarle y enloquecerá.
-Nunca desestimes el poder de los piropos.
-Para ser atractiva no importa tanto tu aspecto, sino el modo en que te comportas y sientes contigo misma.
-El deseo es contagioso y si ambos están en la misma onda, el aceptara tu mensaje por completo.

15 de septiembre de 2014

CONSEJOS PARA UNA BUENA VIDA SEXUAL

-De un modo u otro la sexualidad está presente en cada persona, a lo largo de toda la vida. Somos seres sexuados.
-Con independencia de su faceta reproductiva, la sexualidad tiene un componente de disfrute y de satisfacción importantísimo para el propio equilibrio personal y social.
-En la sexualidad no hay más norma que atender a los propios deseos respetando al otro.
-La sexualidad presenta diversos matices individuales y diferenciadores entre unas personas y otras.
-Quien viva plenamente su sexualidad será más feliz y, con ello, también quienes le rodean, sobre todo cuanto más flexible y respetuoso sea con otras formas de vivir la sexualidad, aunque no coincidan con la suya.
-Explore su propio modelo de satisfacción sexual. Cuanto mejor conozca su cuerpo, sus genitales, los matices de su respuesta sexual, en mejor disposición se encontrará para disfrutar del -placer sexual.
-Recuerde que la ignorancia, las falsas creencias, los mitos y la mala información sexual, pueden ser la causa de muchos problemas sexuales.
-No se examine sobre su capacidad sexual. Los procesos implicados en la respuesta sexual se desencadenan de manera automática y refleja. Se pueden bloquear si estamos demasiado preocupados por nuestro rendimiento. Deje fluir los acontecimientos fisiológicos que se producen de manera natural.
- Sea exigente consigo mismo en el mantenimiento de adecuados hábitos de higiene corporal.
- Cuide su cuerpo, es su tarjeta de presentación, haga ejercicio físico con moderación y de manera regular.
- Adopte unos hábitos de vida saludables: No fume y si toma alcohol hágalo con moderación.
- No consuma drogas, afectan al rendimiento sexual.
-No es fácil separar en la pareja las cuestiones sexuales de las afectivas, difícilmente se disfrutará en la cama si en el trato cotidiano no hay buena relación.
-Dedique tiempo al sexo. Para practicarlo se requiere tiempo y sosiego; a veces no resulta fácil, dadas las exigencias de la vida moderna.
-Mantenga activo y ejercitado su cuerpo. Es saludable tocarse y reconocer las diferentes sensaciones que nos transmite nuestro cuerpo, así como nuestros órganos genitales. Tanto las relaciones sexuales como la masturbación propician nuestra salud.
-La masturbación ha sido históricamente mal entendida y rechazada. En realidad es la vía para el autoconocimiento de nuestro cuerpo y la debida atención a nuestra frecuencia excitatoria y orgásmica.
-El cuidado de nuestra salud también pasa por atender nuestra frecuencia excitatoria y orgásmica. Si disfruta, practique sexo con la frecuencia que le apetezca.
-La masturbación es una opción sexual muy saludable.
-Compruebe que vale la pena estar descansado para practicar sexo. Las horas de madrugada, después de opíparas cenas y tras ingerir alcohol de forma generosa, no son el mejor momento para celebrar un encuentro sexual.
-Evite el estrés y el exceso de trabajo. Generan ansiedad y múltiples trastornos sexuales, de pareja y familiares.
-Si tiene alguna enfermedad siga los debidos controles médicos, estará en mejor disposición de disfrutar más de su sexualidad.
-Si tiene dificultades sexuales no se autoexamine. Consulte con un profesional de la sexología. En cualquier caso, su médico de familia también le podrá orientar.

11 de septiembre de 2014

LUGARES EXCITANTES PARA PRACTICAR SEXO

Ya es hora de que salgas del dormitorio y comencéis a experimentar sexo en lugares excitantes, lugares que
hasta ahora no os atrevíais a frecuentar, pero sin duda os resultarán mucho más excitantes que la rutina de una cama:

-Lo primero sal de casa ¿y qué nos encontramos? El ascensor, ¿no te parece súper excitante?.
-El coche puede resultarte un clásico, pero lo más excitante esta en donde lo aparques ¿se os ocurre algún lugar?.
-Y que me decís de la oficina, un lugar muy peligroso pero de lo más excitante, con la escusa de quedaros a trabajar esperar a que todos se hayan ido.
-También en el trabajo, aprovechar una reunión para daros una escapada al cuarto de baño.
-En el parque, un lugar romántico puede ser muy excitante, eso sí, elige un rincón donde haya poco gente.
-Si aun estudias, prueba en la facultad, una sala vacía y muy rapidito.
-En el baño del avión, algo pequeño, pero quienes lo han probado dicen que la adrenalina de la altura lo hace muy excitante.
-En el cine, otro clásico, la oscuridad, el rincón y la última fila invitan a pecar.
-La playa, otro de los clásicos, pero uno de los lugares más románticos y excitantes, ya sea dentro del agua o en la arena, es una sensación que al menos debemos de experimentar una vez en la vida.
-Y si no te gusta hacerlo fuera de casa, prueba otros lugares, la bañera, en el cuarto de lavado encima de la lavadora, en las escaleras…dale rienda a tu imaginación.

8 de septiembre de 2014

MÉTODOS INEFICACES DE ANTICONCEPCIÓN

Los métodos anticonceptivos transmitidos por la sabiduría popular -aunque mejor podría decirse desconocimiento popular- se caracterizan por su ineficacia. La creencia de que la lactancia prolongada, los lavados vaginales o las relaciones sexuales durante la menstruación eran formas de evitar la concepción es un error. Dar de mamar a un bebé no implica que la mujer no sea fértil; los lavados vaginales pueden ser perjudiciales y provocar hongos, pero nunca lograrán arrastrar con ellos ni espermatozoides ni óvulos, fecundados, y por último, tener la menstruación cuando se mantienen relaciones sexuales no es garantía de que el espermatozoide no logre alcanzar un óvulo y lo fecunde.

5 de septiembre de 2014

LA INFLUENCIA DE LOS MEDICAMENTOS EN LA SEXUALIDAD

Muchos medicamentos a los que con frecuencia se les achacan efectos sexuales adversos se utilizan para tratar enfermedades que por sí mismas pueden producir alteraciones en la esfera sexual. Los antihipertensivos y los psicofármacos se han relacionado con estas alteraciones, pero la impotencia es frecuente en pacientes hipertensos, incluso sin tratar, y la incidencia de trastornos sexuales en pacientes psiquiátricos no tratados puede alcanzar al 70%.
También las disfunciones sexuales son más frecuentes entre la población enferma que entre la sana, y la edad influye negativamente en el rendimiento sexual, lo mismo que el alcohol y el tabaco. El hecho de que muchos pacientes sepan que algunos fármacos pueden afectar su sexualidad puede llegar a provocar esos efectos.
La fisiología de la respuesta sexual, con matices, parece ser similar en ambos sexos, por lo que en teoría los fármacos afectan de forma muy parecida al hombre y a la mujer. No obstante, la respuesta sexual de cada persona es variable y la influencia que los fármacos pueden ejercer sobre ella depende de la dosis y duración del tratamiento, de la acción de otros medicamentos tomados de manera simultánea y de diversos factores físicos (integridad de los órganos sexuales, suficiencia hormonal y función vascular y neurológica) y psicológicos. Así, un fármaco puede ser tolerado por un paciente y en otro, por el contrario, causar problemas sexuales.
La respuesta sexual de cada persona es variable y la influencia de los fármacos depende de la dosis y la duración del tratamiento
En general, el trastorno sexual inducido por los medicamentos suele remitir cuando se reduce la dosis o se retira la medicación. El comienzo de las alteraciones puede suceder pasadas unas horas, semanas e incluso meses, desde el inicio de la toma del medicamento o del incremento de su dosificación.
De los fármacos a los que se les ha achacado efectos sobre la esfera sexual destacan los siguientes:

- Fármacos utilizados para el tratamiento de la hipertensión arterial (antihipertensivos). Entre ellos, los diuréticos tiazídicos pueden provocar disminución del deseo sexual, disfunción eréctil y disminución de la lubricación vaginal. Los betabloqueantes pueden generar alteraciones en la libido, así como de la función eréctil. Los antihipertensivos de acción central (clonidina, metildopa), cada vez más en desuso, pueden disminuir la libido y provocar alteraciones en la eyaculación (retrógrada y retrasada) y ginecomastia. En el campo del tratamiento de la hipertensión es bueno comentar que los medicamentos más utilizados -IECAS, ARA II y calcioantagonistas- carecen de efectos sexuales adversos.

- Medicamentos indicados para los trastornos mentales. Los antipsicóticos, utilizados para trastornos mentales severos como paranoias, psicosis o esquizofrenia, se han vinculado con la producción de alteraciones sexuales, disfunción eréctil o eyaculatoria y, en menor grado, disminución de la libido y aún con menor frecuencia aumento de la libido y priapismo, que consiste en una erección persistente y a veces dolorosa que se presenta a menudo sin estimulación sexual y que requiere atención médica urgente. Estos efectos suelen ser dosis-dependientes (sólo aparecen cuando se está tomando la medicación), salvo en el caso del priapismo, y se relacionan con cualquier tipo de antipsicóticos. En la mujer, además del descenso de la libido, puede provocar alteraciones menstruales.

Los antidepresivos se han relacionado con trastornos sexuales que pueden afectar a cualquiera de las fases de la función sexual. En relación a los fármacos antiparkinsonianos se han notificado casos aislados de aumento de la libido e hipersexualidad en pacientes tratados con levodopa y cabergolina. El efecto parece ser dosis-dependiente y reversible.
No es común el perjuicio de la función sexual por el uso de tranquilizantes mayores, y entre los menores, las benzodiacepinas pueden disminuir la libido, aunque en algunos pacientes la disminución de la ansiedad que les causan estos fármacos favorece la función sexual.
En cuanto a los tratamientos hormonales, destacamos que los esteroides anabolizantes, corticosteroides y estrógenos disminuyen los niveles de testosterona, lo que provoca disminución de la libido e impotencia, y los andrógenos, además de los efectos comentados en el hombre con problemas de próstata, pueden producir atrofia testicular y ausencia de espermatozoides en el semen (azoospermia). Los estrógenos, utilizados como método contraceptivo en la terapia hormonal sustitutiva o en algunos cánceres (sobre todo de mama y próstata) pueden producir en la mujer tanto incremento como disminución de la libido, y disminución de la libido e impotencia en el hombre.
La cimetidina, muy utilizada en tiempos pasados para el tratamiento de la hipersecreción gástrica y hoy en desuso, puede producir disminución del deseo sexual, impotencia y ginecomastia (desarrollo mamario excesivo en el hombre) que se explica por la disminución de los niveles de testosterona. Los fármacos más empleados como famotidina, ranitidina y omeprazol no parecen tener dicho efecto.

2 de septiembre de 2014

LA SEXUALIDAD Y LA PRÓSTATA

La próstata es una glándula masculina situada debajo de la vejiga que recubre la uretra (conducto que comunica la vejiga con el exterior). Tiene el tamaño aproximado de una almendra, produce gran parte del líquido que se expulsa con la eyaculación y por ella circula la orina y el semen.
La próstata se contrae durante el orgasmo y durante la eyaculación descarga en la uretra el líquido prostático que se vierte al exterior junto con los espermatozoides producidos en los testículos y otros fluidos procedentes de distintas glándulas. Este órgano no juega ningún papel en el mecanismo de la erección del pene, pero tiene relación directa con los nervios implicados en ella.
A partir de los 40 años, el hombre puede tener problemas prostáticos; a los 50 años más de la mitad presentan síntomas y por encima de los 80 años afectan al 90%. La causa más frecuente de estos problemas es el adenoma de próstata, también conocida como hipertrofia benigna de próstata o tumor benigno, que provoca agrandamiento de dicho órgano y dificultad para orinar, a menudo muy severa. Se cree que su origen está relacionado con las hormonas masculinas (andrógenos), en concreto con la testosterona. En determinados ambientes (gimnasios, competiciones deportivas, etc.) a veces se aconseja, sin conocer las consecuencias, la toma de andrógenos orales o con inyectables. A menudo, los médicos o farmacéuticos reciben presión para su prescripción y dispensa. Los riesgos que comporta el uso reiterado de andrógenos sin el debido control médico son elevados porque pueden provocar aumento de la presión arterial, disminución de la producción de espermatozoides y favorecen que un adenoma de próstata oculto aumente de tamaño e incluso que surja un cáncer de próstata.
La aparición del tumor no guarda relación con la frecuencia sexual que un hombre haya tenido a lo largo de su vida, mucha o poca, y su presencia tampoco condiciona la actividad sexual, aunque es posible que las molestias que provoca (dolor o dificultad al orinar), disuadan de cualquier intento sexual. No obstante, la capacidad eréctil no se ve directamente afectada por el agrandamiento de la próstata.
El cáncer de próstata es el tercer tumor por orden de frecuencia en el hombre después del cáncer de pulmón y del de colon-recto (Ministerio de Sanidad, periodo 1997-2000) y suele aparecer después de los 50 años. Se puede diagnosticar con precocidad mediante la realización de pruebas analíticas (determinación del PSA o antígeno prostático específico) y del tacto rectal.
El tratamiento de los trastornos prostáticos suele repercutir en la función sexual. Por ello es muy recomendable, antes de comenzar, informarse, primero con el médico de familia y después con el urólogo. Es frecuente utilizar fármacos con efecto bloqueador de las hormonas sexuales masculinas, antiandrógenos, que pueden provocar una marcada disminución de la libido y disfunción eréctil, que una vez reconocidos y cuando la salud lo permita, pueden ser tratados por un sexólogo para recuperar lo perdido.
En los adenomas (tumores) severos que obstruyen el conducto urinario y no responden al tratamiento médico, y en los cánceres de próstata puede ser necesaria la cirugía. Ésta puede tener como secuela una disfunción eréctil, lo que depende en esencia del tipo de intervención realizada. Si consiste en la extirpación radical de la próstata (prostatectomía total) que se suele realizar ante un cáncer generalmente muy avanzado, la sección de los nervios pudendos responsables de la erección provoca una disfunción eréctil prácticamente segura. Si por el contrario, como suele ser cada vez más habitual, se realiza una resección parcial, ya sea vía abdominal o a través de la uretra, el riesgo de impotencia tras la intervención es mínimo. De ahí la importancia de estar bien informado por el urólogo sobre el tipo de cirugía a realizar así como de la conveniencia de una u otra.
Después de cualquier intervención quirúrgica sobre la zona genital es frecuente que se produzca un fuerte impacto psicológico y ello puede acarrear trastornos sexuales de causa emocional como problemas de deseo, disfunción eréctil o insatisfacción sexual.
En ocasiones, con la toma de algunos medicamentos, en pacientes con diabetes y operados de próstata se produce eyaculación retrógrada, denominada así porque durante la eyaculación, el semen pasa a la vejiga en lugar de salir por la uretra; en el momento del orgasmo no se expulsa semen al exterior y se elimina después con la orina. Si la eyaculación retrógrada es debida a medicamentos, su suspensión suele restaurar la eyaculación normal, pero si es causada por cirugía prostática o diabetes no se suele corregir. La sensación de experimentar un "orgasmo seco" provoca con frecuencia un fuerte impacto psicológico tanto en el hombre como en su pareja. Tan inesperado proceso suele generar pensamientos negativos acerca de la capacidad sexual e inducir trastornos severos. Es importante saber que su origen está en una anomalía en el cierre del cuello vesical y no representa disfunción sexual alguna, por lo que no debe ser motivo para abandonar unas relaciones sexuales que resultaban satisfactorias.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...