27 de febrero de 2015

¿SE PUEDE AGRANDAR EL PENE?

Todos los días nos ofrecen información acerca de este tema. Recibimos publicidad no solicitada en
nuestros correos electrónicos, vemos avisos en los periódicos y revistas y letreros en la calle acerca de nuevas cremas, maravillosas pastillas, ejercicios infalibles, estiramientos, manipulaciones, bebidas que prometen aumentar algunos centímetros el tamaño de nuestro pene . Pero ¿cuál de esos métodos es real? ¿cómo saber si debo confiar en la pastilla X o en la bebida Y?

La respuesta es simple: NO PUEDES AGRANDAR TU PENE.

Al menos no según algún método comprobado científicamente. No existe ningún tratamiento que te añada al menos un milímetro, que lo haga más grueso o que pueda aumentar el placer que puedas darle a tu novia/esposa.
Sin embargo, lo que sí puede pasar es que el verdadero tamaño de tu pene esté oculto. Si tienes sobrepeso, la grasa acumulada en la zona púbica te puede estar robando el largo que te gustaría tener. ¿La solución? ejercitarte y mejorar tu nivel de alimentación. No necesitar ir a un gimnasio; sal a caminar o correr todos los días has ejercicios en las escaleras, ejercita tus abdominales… .

Pero… ¿por qué estás preocupado por el tamaño ? ¿Ya te dijeron que a menos que tengas 20 cm no vas a complacer a una mujer? el problema es que las películas porno nos han vendido la idea de que un hombre que no tiene un monstruo entre las piernas es menos hombre, pero nada más alejado de la verdad.
Hace poco alguien muy preocupado dejó en el blog un comentario acerca de qué podía hacer porque su pene medía 14 cm erecto. Si esa también es tu preocupación, aquí unos datos reales que pueden interesarte:

-La mayoría de hombres piensan que un pene flácido debe medir 13 cm. El promedio real está entre 7.5 a 10 cm.
-El tamaño normal de un pene erecto es entre 12-13 cm.
-El porcentaje proyectado de hombres con un tamaño de pene “anormal” (menos de 7 cm) está cercano al 0,5%.

Así que fuera complejos y publicidad falsa y disfruta de tu sexualidad.

24 de febrero de 2015

QUÉ ES LO PRIMERO QUE LAS MUJERES MIRAN EN UN HOMBRE

A la mayoría de las mujeres, si les preguntas que es lo primero que miran de un hombre, responderán
algo así como “los ojos”, “la mirada” o muchas dirán “las manos”. Y es que a casi todas nos gusta dar esa imagen de profundidad, de trascendencia… qué bonito queda decir que lo primero en que te fijas cuando miras a un hombre es en la intensidad de su mirada o en las manos tan fuertes que tiene, queda tan interesante, tan sexy.
Siento desengañarte pero voy a contarte un secretito: Es mentira. Lo primero que una mujer mira en un hombre es el trasero. Digamos lo que digamos, yo también he respondido “las manos” cuando me han preguntado en que es lo primero que miro a un hombre, queda mucho más fino y femenino que ser sincera y reconocer que a mi, a donde se me van los ojos cuando miro a un hombre, no es ni a las manos ni a los ojos, es al trasero y si está de frente, a los pectorales. De la misma manera que casi todos los hombres cuando miran a una mujer, lo primero que miran son sus pechos o su trasero, a la mayoría de nosotras nos pasa lo mismo, los ojos van a donde ellos quieren.

20 de febrero de 2015

EL SEXO Y LAS REDES SOCALES

Una revista norteamericana publicó hace poco un reporte acerca de cómo las redes sociales han cambiado la forma en que hombres y mujeres se acercan y flirtean entre sí. Al parecer, Facebook y sus similares han logrado soltar las riendas del loco que todos llevamos por dentro. Es cada vez más común encontrar casos de gente que se ha encontrado con antiguos amigos de la escuela, ex colegas de trabajo o incluso de extraños y han recibido propuestas sexuales. La investigación realizada utilizó los resultados de una encuesta hecha a casi tres mil personas. Aquí están las sorprendentes estadísticas.

-24% no coloca su estado de relación real. Así pueden tener otras “opciones” abiertas y continuar flirteando con otros. Un 27% no señala ningún tipo de estado, pero sólo la mitad son solteros.
-70% afirma haber usado Facebook para flirtear. 24% lo usa para filtrear con alguien más además de su pareja actual.
-59% afirma haberse puesto celoso por las interacciones de su pareja con alguien más en Facebook.
-29% dice que una foto o una publicación en el muro le ha implicado un problema con su pareja. Pero resulta que el 42% estaba justificado y un 11% había puesto limitaciones a su pareja en el acceso a su perfil, de tal manera que esta no podía ver todo lo que allí se publicaba (comentarios, fotos, actualizaciones, etcétera).
-11% de las mujeres encuestadas afirman haber colocado fotos provocativas para atraer la atención de los hombres.
-55% enviaron una solicitud de amistad a alguien por quien se sintieron atraídos pero que no conocían directamente. ¿Es la “solicitud de amistad” una nueva forma de decir “me gustas”? 23% envió una solicitud de amistad a un extraño que le pareció atractivo.
-85% ha buscado a su ex en Facebook. De estos, un 17% revisa la página de su ex al menos una vez a la semana.
-59% ha revisado el perfil de su ex en Facebook buscando pistas sobre su relación con otra gente.
-32% de mujeres y 36% de hombres han tratado de conectarse nuevamente con su ex a través de Facebook. De ellos, 16% de las mujeres y 20% de hombres estaban manteniendo una relación con alguien en ese momento. 3% ha terminado con alguien cancelando el estado de su relación en Facebook.
-23% han hackeado o han entrado a la cuenta de su pareja para husmear. 18% conoce la clave de acceso de su pareja. Al 85% le dijeron cuál era la clave, pero un 15% simplemente la adivinó. 9% ha hackeado o entrado ala cuenta de un ex.
-5% admite que ha engañado a su pareja por algún medio que involucre a Facebook. ¿Cómo? lo más común es que un flirteo con alguien más termine en un engaño, que conocer a un extraño termine en una aventura, que sea con el amigo de un amigo, que la comunicación sea mediante mensajes en Facebook, que haya sólo expresión escrita de sentimientos y los encuentros con ex a través de mensajes personales.

17 de febrero de 2015

LA FRECUENCIA SEXUAL

La mayoría de gente piensa que otra gente está teniendo más sexo que lo que ella tiene. Es una de las cosas que tristemente nos han vendido las películas (incluyendo las porno) y que terminamos creyendo. La verdad es que las únicas personas que están teniendo un montón de sexo son las que están en esa primera etapa de la relación en la cual ambos están literalmente drogados por sus hormonas y no pueden sacar las manos de encima del otro.
Hay una vieja frase que dice así: “Antes de casarte, pon una cuenta de plástico en una gran jarra cada vez que tengas sexo. La jarra se llenará pronto. Luego que te cases, quita una cada vez que tengas sexo. Nunca vaciarás la jarra”.
Científicamente, la razón por la cual la frase anterior es real es que cuando pasas de la etapa de descubrimiento mutuo a la de desayuno de domingo con panqueques y en bata, son hormonas diferentes las que se mueven en tu cuerpo. Ya no tienes una corriente de adrenalina que hace que te provoque tener un encuentro sexual. Lo que obtienes es oxitocina, la hormona que “crea lazos” entre ambos y que es la misma que recorre el cuerpo de la mujer cuando está en labor de parto o dando de lactar.
En otras palabras, tus vecinos no lo están haciendo más veces que tú si tú y ella han estado juntos durante cierta cantidad de tiempo. Y está bien, es totalmente normal.
¿Pero cuánto es lo “normal”? de acuerdo a una encuesta realizada en el 2005 por la Universidad de Chicago (EE.UU.), el número de “episodios de coito” reportados baja con cada década de vida:

Entre 18 a 29 años: un promedio de 84 episodios al año.
Entre 30 a 39 años: un promedio de 80 episodios al año.
Entre 40 a 49 años: un promedio de 63.5 episodios al año.
Entre 50 a 59 años: un promedio de 45.8 episodios al año.
Entre 60 a 69 años: un promedio de 27.1 episodios al año.
De 70 a más años: un promedio de 10.4 episodios al año.

Sin embargo, la definición de “normal” varía de persona a persona, y que tengas más o menos que las cifras indicadas aquí no significa que estés mejor o peor que el resto. Por eso es mejor hablar sólo de “promedios”.
Y, por supuesto, siempre hay modos de aumentar la frecuencia de esos episodios...

13 de febrero de 2015

LA ANATOMÍA GENITAL MASCULINA

Los genitales externos del hombre son más visibles que los de la mujer. Son el pene —compuesto por las cavidades cavernosas (que se llenan de sangre en estado de excitación y permiten la erección), el glande y el prepucio— y el escroto, una capa de piel que proteje los testículos. También es un aparato sexual el ano.
Los genitales internos son los testículos, en número par, que se alojan en el escroto, y la próstata; entre otros. En los primeros se encuentran las células de Leyding encargadas de producir testosterona y los conductos seminíferos en los que las células de Sértori controlan la producción de espermatozoides. La segunda produce un fluido alcalino que se vierte en la uretra durante la emisión seminal a través de los conductos eyaculadores y vesículas seminales.

10 de febrero de 2015

LA ANATOMÍA GENITAL FEMENINA

El aparato genital de la mujer es externo e interno. 

-Genitales externos: los genitales externos no son tan visibles como en el hombre, sólo lo son si la
mujer separa ostensiblemente las piernas. Los órganos externos se denominan "vulva" y está formada por los labios mayores, los labios menores, y el vestíbulo vaginal, que contiene el clítoris. Este último órgano permite el disfrute sexual, recibe y transmite estímulos sexuales; esta estructura hunde sus raíces dentro del aparato genital, y tiene una estructura de 5 a 8 centímetros pero sólo se observa su parte exterior (el glande). También se consideran aparatos sexuales el perineo y el ano. Los pechos también tienen importancia en el acto sexual.

-Genitales internos: el aparato reproductor de la mujer se compone de la vagina, que en estado de reposo mide de 8 a 10 centímetros y que cuando la mujer es excitada sexualmente puede crecer un 50% —en el parto puede agrandarse hasta permitir el paso de la cabeza y el cuerpo de un bebé—; el cuello cervical, el útero —que puee albergar un feto—, las trompas de falopio y los ovarios.

6 de febrero de 2015

SINTOMATOLOGÍA DEL EMBARAZO ECTÓPICO


Durante las primeras semanas, los embarazos ectópicos son parecidos a los normales. Una mujer presenta atraso en su periodo menstrual, sensibilidad en los senos, cansancio y náuseas.

Los síntomas de un embarazo ectópico incluyen:

-Dolor abdominal fuerte en un costado del cuerpo.
-Calambres y pérdidas de sangre.
-Hemorragia vaginal.
-Dolor en el hombro.
-Náuseas y vómitos.
-Desvanecimientos o mareos.

Si tienes dolores fuertes o sangrado intenso, dirígete de inmediato a una sala de emergencia. Si presentas algún otro síntoma de embarazo ectópico, comunícate de inmediato con tu proveedor de atención de salud. Cuanto antes te diagnostiques y trates un embarazo ectópico, mejor será.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...